Productos más vistos

Traduccion

Espino Blanco

Nuevo producto

Espino blanco 100% natural, sin conservantes, colorantes ni aditivos. Debemos ingerirlo lentamente para que el organismo lo asimile. Bastan 2 tazas al día, una en ayunas y la otra al acostarse, pero en épocas de mayor tensión puede aumentarse a tres tazas.

Más detalles

4,25 € impuestos inc.

El nombre científico del espino blanco es 'Crataegus oxyacantha L', aunque comúnmente se conoce como 'espino blanco', 'espino albar' o 'majuelo'.

Los antiguos griegos creían que el espino blanco tenía un efecto inmediato como vigorizante para las cabras, de ahí procede su denominación científica, Crataegus, es decir, cabras fuertes. Con la raíz se fabricaban cepillos y hachas, y la madera ofrecía una buena lumbre a los hogares campesinos.

Composición química: Los principios activos que lo traducen en una planta aliada del corazón son: flavonoides, aminas, polifenoles, ácido cafeico y clorogénico, cumarinas y taninos. 

El espino blanco suele ser un arbusto de entre 2 y 4 metros de altura, pero si se le deja puede convertirse en un árbol de 10 ó 12 metros y vivir 500 años. Los campos se llenan de flores de espino albar en primavera y los frutos surgen en los últimos días del verano. Las flores se conservan secas y emanan un sutil aroma que recuerda a la tila. Los frutos tienen un sabor acre.

Propiedades y usos:

El principal uso del espino blanco se centra en sus propiedades cardiotónicas (refuerza, retarda y regula el latido del corazón), conocidas desde la antigüedad. La infusión de las flores está especialmente indicada en angina de pecho, arritmias e insuficiencia cardíaca. Se recomienda como tratamiento después del infarto, y como medida preventiva para mantener el corazón sano en personas sometidas a fuertes tensiones.

También se recomienda para regular la tensión arterial, tanto si se tiene alta como baja, si bien en casos de hipertensión algunos autores aseguran que no es del todo eficaz.

El espino blanco también posee propiedades ansiolíticas (elimina la ansiedad), por lo cual resulta apropiada para aquellas personas cuyo nerviosismo les lleva a padecer insomnio, angustia, taquicardia…

Para combatir los estados de inquietud o intranquilidad: Se mezcla a partes iguales 10 gramos de espino albar con mejorana, pasionaria, pasiflora, tila y anís estrellado, en una proporción de una cucharada de la mezcla por taza. Añadir una ciruela seca. Se deposita la hierba en el agua recién hervida, se deja reposar bien tapada la infusión durante unos 15 minutos y posteriormente se cuela. Se recomiendan tres tazas diarias durante un mes. Pasado este tiempo las taquicardias deberían haber desaparecido y las pulsaciones haber recuperado su ritmo normal.

Para regular la tensión sanguínea: Se calienta una cucharadita de espino albar por taza de agua, la mantenemos en reposo durante 10 minutos y la colamos. Ingerir lentamente para que el organismo lo asimile. Bastan dos tazas al día, una en ayunas y otra al acostarse, pero en épocas de mayor tensión puede aumentarse a tres tazas.

Para prevenir la arteriosclerosis: Se mezcla a partes iguales 10 gramos de espino albar, alcachofera, hipérico, muérdago, vincapervinca y hojas de olivo. Se deja hervir el agua durante 3 minutos, se echa una cucharada de la mezcla por taza de agua. Se cuela y la dejamos reposar 15 minutos. Se debe tomar en periodos de 9 días seguidos cada mes.

Contraindicaciones: 

Debido a que sus principios activos son la base de numerosos fármacos utilizados en el tratamiento de la patología cardíaca, no se deben sobrepasar las dosis indicadas. En caso de hipertensión arterial, la infusión de espino blanco se debe consumir solo bajo supervisión médica.


Origen: España.
Usos: Todo tipo de problemas de corazón, hipertensión, antioxidante.
Preparación: Una cucharadita de espino albar por taza de agua hirviendo, la mantenemos en reposo durante 10 minutos y la colamos.

Escribe tu opinión

Espino Blanco

Espino Blanco

Espino blanco 100% natural, sin conservantes, colorantes ni aditivos. Debemos ingerirlo lentamente para que el organismo lo asimile. Bastan 2 tazas al día, una en ayunas y la otra al acostarse, pero en épocas de mayor tensión puede aumentarse a tres tazas.

Los clientes que adquirieron este producto también compraron: